Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 22 de noviembre de 2012

ROMANCERO




De los pies a la cabeza
me sube el frío de nieve.

Que hiela toda  mi sangre
si pienso en tus " quereles. "

Si de mi casa a la tuya
pusimos una barrera
para que nadie pasara.

"pa" que nadie lo supiera

Que nos  íbamos a escondidas
a hacer promesas de amores,
tu prometiste quererme
con tos tus cincos " sentíos."

Pero te fuiste olvidando
de aquellos "quereles" míos.

Y  las barreras de tu casa
a trozos fueron cayendo
y yo guardando trocitos
que no se los lleve el viento.

Como tu amor y el mio
que de frió esta muriendo
con la nieve del olvido
que hiela todo mi cuerpo.

Y en  la calleja de mi casa

Allí guardo mis secretos.

María José Robledo 

lunes, 19 de noviembre de 2012

NO QUIERO SER COMO TÚ


NO QUIERO SER  COMO TÚ



Mama no quiero ser mujer,
no quiero que me peguen ni que me insulten.

Mama por favor no quiero ser mujer,
no quiero que me digan que soy tonta,
que soy un trapo, un despojo.

Mama no quiero ser mujer
Quiero ser libre, dar amor,
recibir cariño.

Mama me da miedo crecer,
no quiero se mujer.

¿Mama, y mis sueños de princesas?
¿Y mi príncipe azul?
¿Y mi jardín de flores donde en mis sueños soy feliz.?

No quiero, no quiero
no quiero crecer
mama no quiero ser mujer.

María José Robledo





sábado, 13 de octubre de 2012

Frases del alma


Nunca digas adiós, suena a una despedida.
Di hasta siempre, suena a un regreso.


Nunca digas algo que no te gustaría oír.
Di siempre lo que te gustaría escuchar.


Un abrazo apretado es de corazón.
Un abrazo con una palmadita no se yo.


Es mejor quien te hace llorar y despues reír.
Que quien te hace reír y después llorar.


jueves, 11 de octubre de 2012



EL CRISTO DEL GRAN PODER

El cristo del gran poder,
Sé que me ha de escuchar,
Esté donde esté
Mis gritos le han de llegar,

Por que mi alma me duele,
Y no puedo respirar,
El hijo de mis entrañas,
Pronto se me marchará.

Y le pido que le ayude,
Que le vaya siempre detrás,
Que le haga el camino recto,
Por donde vaya a pasar

Que el cariño de esta madre,
No lo vaya a olvidar.

Maria José  Robledo.




La casa donde nací

Vuelvo a mi casa, donde nací
Y me envuelven los recuerdos.

Recuerdo la butaca, rota, al lado de la chimenea
Donde mi padre me arrullaba entre sus brazos
Me besaba y susurrándome al oído
Me decía que nuca tuviera miedo
que el siempre estaría con migo.

Recuerdo la fuente de la plaza
Donde mi madre y todas las mujeres iban a buscar agua
Todas iban con el cántaro en la cabeza
y otro al costado que lo aguantaban con la cadera.

Recuerdo el rió donde se iba a lavar la ropa,
Que enjabonada se ponía al sol para blanquearla
Aun recuerdo ese olor a jabón,

Me gustaba caminar por la calle cuando lluvia
Por ese olor que desprendía el suelo a tierra mojada
Nunca volverán el pasado
Pero yo lo tengo presente  no quiero vivir en vano
Por que el recuerdo es la vida del pasado.

María José Robledo



.

  


Deje la tierra que me vió nacer


Deje la tierra que me vió nacer

Salí de mi tierra un día,
Bus cando la libertad
Sin pensar que mi trabajo
Era luchar y luchar.

Luche por un buen  trabajo
Luche para ganarme el pan
Luche contra la injusticia
Luche, luche y luche.

Pero a un no he ganado
seguimos estando igual
tan solo un poco mas viejo
pero luchando igual.

 acordándome de mi calle
de que jugaba en el portal
oyendo decir a mi madre
toma un cacho de pan
untado de  aceite y azúcar
y sentarme en el portal .
.

Que feliz era entonces
Sin pensar que hay que luchar
Un día luchas por ti
Y otro por los demás.

Y ahora me he dado cuenta
que mi lucha era poder regresar
a esa tierra que me vio nacer
y medio mi primer pan

que sin querer abandone
engañado por los demás.

María José Robledo



martes, 9 de octubre de 2012

CANSADA DE MÍ.





CANSADA DE MÍ.


He perdido el sosiego
no consigo recobrar la tranquilidad,
me paso las noches en vela,
estoy sin querer estar.

No quiero ser yo,
quiero olvidarme de mí,
me quiero perder
para nunca encontrarme.

No puedo estar queriendo,
ni tratando de ser quién no soy,
nunca una mariposa puede
ser luciérnaga.

se apagó la luz,
en mi vida sólo hay niebla
 
María José Robledo

TODOS HEMOS DE LLEGAR

TODOS HEMOS DE LLEGAR

hay un hogar del anciano
donde tendremos  que ir
es para no molestar
y no tener que sufrir .

Los ancianos que  ya fueron niños
Que fueron adolescentes
Conocieron el cariño
Ese cariño que nunca miente
que tampoco   es egoísta
es un cariño permanente

y cuando fueron padres
Repartieron tanto amor
Pasaron noches en vela
para proteger los sueños
a esos hijos del amor.
                                                                                    
dieron parte de sus vidas.
Para que nade faltara
Y que la felicidad
siempre en la casa reinara,
a hora arrinconados
ya no les miran la cara
les dicen que son ancianos
que ellos ya no saben nada.

asolas ellos recuerdan
lo mucho que adoraban
a sus hijos tan queridos
que hoy no los quieren en casa.

aun saín ellos perdonan
pues no los cambian por nada
son los hijos del amor
los hijos de sus entrañas
y aun  dicen. Mi vida daría
si a ellos les hace falta
no me importa que me digan
que ya no valgo para nada.

Un tiempo fueron felices
Todos juntos en la casa
La casa era pequeña
Pero allí nadie sobraba.

Ahora al ser ancianos
Sueñas con aquellas casas
Que forjaron con tanto amor
Sin pensar en el mañana.

María José Robledo


SOLO ES LA LLUVIA

Esta lloviendo
Pero no se, me siento bien
Los días de lluvia me envuelven
En nostalgias y recuerdos olvidados
No se, necesito ser amado.

No se porque  pero necesito
estar a tu lado
no se si es este  día de lluvia
o es la nostalgia del pasado
me pregunto el porque no lo se
quizás ya te he olvidado.

María José Robledo



NO QUIERAS ENGAÑAR MI CORAZÓN


NO QUIERAS ENGAÑAR MI CORAZÓN

No me digas cosas que no sientes
Cosas que te inventas
Cosas que hasta  llegas a engañar a tu corazón.

No me enmarañes con sueños mentirosos
Con sueños que al despertar maldiga mis días.

Deja que viva mi mundo de hadas
Mi mudo de fantasía
Mi mundo inocente
Ignorando
Mi vida junto a ti.

Deja que sea feliz en mi soledad
Sin oír más mentiras
que enferme mi corazón
Y que hieren mi alma.

Deja solo  mi corazón
Que se vaya deshaciendo
De las telarañas
Que tu amor  lo envolvió.


María José Robledo
  




Tiempos Pasados, Tiempos Vividos






Tiempos Pasados, Tiempos Vividos 
Mi vida de desbarate
Tan solo pensando en ti
Nunca quiero darme cuenta
Que con tigo fui feliz.

Y nos vemos en la calle
Como dos desconocido
Tú miras para otro lado
De la mano de tu hijo

Y yo cambiando de acera
Recordando el olvido
Y me duelen las entrañas
De tanto que te he querido.

María José Robledo
2012




Todos somos iguales




Todos somos iguales

Las personas que se sienten
algo mas que las demás

son las que mas necesitan
cariño y amistad

por que todos somos iguales
a la hora de nacer

el camino se va forjando
con lo que vamos  recibiendo
guardando siempre cariño
que van llevando consejos

esos que te hacen feliz
cuando compartes tu tiempo

con las persona que quieres
Escuchando sus consejos

María José Robledo


viernes, 24 de agosto de 2012

SOLA CON MI DOLOR




Si me quieres amor con locura
no mires hacia atrás,
no mires mi calle ni las tripas de mi ciudad.
No me juzgues,
no hagas preguntas,
no me pidas la verdad
si no quieres que te mienta.

Nunca me podrás amar
si las lagrimas que vistes caer por mis ojos,
las que decías que parecían perlas,
deslizando por mis mejillas.

Sólo eras la vergüenza de la oscura realidad.
Soy pobre, no tengo nada que ofrecer,
sólo mi ignorancia, mi humildad y sencillez.

Mi escuela es la vida; mi diccionario, el corazón.
Me equivoco con frecuencia
cuando se trata de amor.

Si me quieres con locura
deja que viva con mi dolor.
María José Robledo

NO ME OLVIDE DE TI



Me preguntas
si me he olvidado de ti
El olvido es lo único
que mi mente puede recordar

Recuerdo el olvido
El que nunca consigo olvidar.
Para olvidarte

Tantos recuerdos
En cual quier parte
en cualquier lugar.

Existen--- esas palabras de amor
encasilladas en los  recuerdos
que el viento no se llevo.

Y aun me preguntas si me he olvidado de ti
Si ni el recuerdo ha conseguido olvidarse
Para no recordarme  a ti.

María José Robledo

Escucha


 





Un poema no es para danzar,
no requiere modas.
Las palabras de amor,
son las mismas
en cualquier tiempo
pasado, presente o futuro.

Un poema no es para danzar,
un poema es solo para escuchar.
Esas palabras, esos susurros al oído…
Es trasladar el cuerpo y el corazón
a un edén de ternura.

Escuchando y diciendo,
lo que los sentimientos esconden,
aún cuando no haya llamado el amor a tu puerta.

A quién no le gusta sentirse alagado
al oír decir te amo.
Por eso un poema no es para danzar,
un poema es tan solo para escuchar
Esa  melodía que te envuelve
Y te traslada en el arte de soñar.  

María José Robledo

Nostalgia del pasado

















 
Quisiera sentir nostalgia del pasado
Por que la vida la vivo
Dejando la mía a un lado

No voy dejando recuerdos
Que me puedan recordar
Y el pensamiento me observa
no lo dejo trabajar.

Por que si lo dejo libre
Arañaría la felicidad
Y me sentiría culpable

Dejando mi vida atrás
Por eso a mi pensamiento
No le doy la libertad.

María José Robledo


Tiempos Pasados, Tiempos Vividos








Mi vida se desbarate 
Tan solo pensando en ti
Nunca quiero darme cuenta
Que con tigo fui feliz.

Y nos vemos en la calle
Como dos desconocido
Tú miras para otro lado
De la mano de tu hijo

Y yo cambiando de acera
Recordando el olvido
Y me duelen las entrañas
De tanto que te he querido.

María José Robledo



Un pedazo de mi vida








Niño de pan y agua
Niño de la pobreza del alma
Niño del no  deseo
Niño del miedo
Niño del desamor.

Niño del desconsuelo
Niño sin desearte
Niño de la inocencia y la traición.

Niño engendrado sin entrañas
Por la ira sin honor.

Eres la ternura de mi vida
El que me alivia mi pena
El olvido del recuerdo
De una horrible violación.

El que alivia mis penas y rabia
El que al hacerme sentirme madre
Hace que sea la más afortunada
Pese a mi dolor.

Solo acurrucándote en mis brazos
Haces que me sienta mejor
Y alivias mi pena y rabia
olvidando mi dolor.

María José Robledo