Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 26 de julio de 2012

MAÑANA


MAÑANA / POEMAS A DOS VOCES
No creas que soy feliz
porque me veas reír,
la risa es un disfraz
para no verme sufrir.

YO NO QUIERO
QUE TÚ SEPAS
EL AMOR QUE DESCUBRÍ.
SÓLO A TI TE HE QUERIDO
PERO POR OTRA VIVÍ.

Yo solo sufro en silencio
porque no tengo tu amor,
y sé que cuando sonrío
pareces estar mejor.

SÓLO ES UNA CORAZA
PARA NO HACEROS SUFRIR
PORQUE TE SIGO QUERIENDO
PERO YA NO SOY FELIZ

Me envuelvo de risa y llanto                                                   
sin darlo a demostrar,
yo guardo el dolor muy dentro
por no decir la verdad.

ESTOY ENMARAÑANDO EL DESTINO
PORQUE OS QUIERO A LAS DOS
MI CORAZÓN NO LO  ENTIENDE
ÉL NO VIENE A RAZÓN 

Mañana te diré te quiero,
mañana a lo mejor,
o quizás siga esperando
o quizás siga esperando
y sufriendo por tu amor.

María José Robledo

miércoles, 25 de julio de 2012

En un rincón de mi alma


En un rincón de mi alma

Quiero ser una paloma,
y cuando sienta nostalgia,
volar cerca de tus playas.

cuando estoy aprisionado,
es cuando necesito respirar
tu aire de libertad.

Sentirme como yo soy
con esta sangre caliente,
que me diste al nacer,
para llevarte presente.
Tú, mi Cádiz sin fronteras,
Tú, mi tacita de plata,
a ti te debo la vida,
solo tú tienes mi alma.

Por eso te hecho de menos
y me haces mucha falta,
cuando me siento ausente,
es que quiero tener alas.

Para volar a tus brazos
a  tu tierra tan lejana,
y volver a respirar,
el aire de arena y sal.

Tú que me viste nacer
y hasta ti quiero llegar,
no quiero hacerme viejo,
y no poder regresar.

A mi tacita de plata ,
a tus marismas hermanas,
solo hoy quiero soñar
y  olvidar el olvido,
para volver a empezar.

María José Robledo
DESDE NIÑO TE RECUERDO

Que lejos yo me he sentido
cuando me hablaban de ella
el recuerdo me envolvía
la añoranza de mi tierra.

Y cuando me pongo muy triste,
me duermo pensando en ella,
me consuelo con soñar,
que un día regresare a mi tierra

 Que han de decir de Sevilla,
sólo llorarles sus penas
por perder grandes personas,
que no lo son de riquezas.
Sino de orgullo en tener ,
a Sevilla en las venas.

Y los que estamos muy lejos,
te llevamos por montera
soñando en regresar,
con la nostalgia a cuestas.

Recordando cuando niño,
palmoteando en la puerta
bailando una Sevillana,
que feliz entonces era.

Sólo mirando a mi madre,
se me iban “toas” las penas,
Que lejos aquellos días cuando aquella era mi tierra,
y con los ojos cerrados sigo soñando con ella.  

  10/10/2006


ES EL SUEÑO DE  UNA NOCHE

Anoche  tuve un sueño,
un sueño que es imposible,
pero como todos los sueños,
vivimos lo increíble.

Soñé que era una estrella,
arriba en el universo,
y que estaba rodeada
de cometas y luceros.

El sol era mi amigo,
y arriba no era tan fiero.
La luna me aconsejaba
que no me fiara de ellos.

Allí  bailaba descalza,
sin tocar los pies al suelo,
mi vestido eran las nubes,
mis collares los luceros.

Me sentía una niña
caprichosa y consentida,
allí no tenia reproches
de esos que nos dan la vida.

Me sentía tan feliz
que no quería despertar,
por que solo era un sueño
pero parecía real.

María José Robledo
 

 



LA FERIA DE ABRIL

Vamos mi niño, vamos,
corre aquí, a mi lado,
no te entretengas con nadie,
mira que no llegamos.

 Los caballos ya se oyen
a lo lejos relinchando,
ya van pasando carretas,
con mantones adornados,
con claveles, clavellinas
y macetas de geranios.

 El aire huele a flores
a alegrías y a cantos,
a cantos de sevillanas,
a guitarras y castañuelas,
y el corazón se alegra
al lado de la candela.
 Corre mi niño corre,
corre que no llegamos,
y quiero que tu me veas,
con mi traje apretado.

Con los volante fruncidos,
con mi cola de caballo,
adornada con peineta,
y con un clavel al lado.

 María José Robledo


Romancero

ROMANCERO
 De los pies ala cabeza
me sube el frío de nieve
que hiela toda  mi sangre
si pienso en tus " quereles "

 Si de mi casa a la tuya
pusimos una barrera
para que nadie pasara
"pa" que nadie lo supiera

Que  íbamos a escondidas
a hacer promesas de amores,
tu prometiste quererme
con tos tus cincos " sentíos"
pero te fuiste olvidando
de aquellos "quereles" míos

Y  las barreras de tu casa
a trozos fueron cayendo
y yo guardando trocitos
que no se los lleve el viento

 como tu amor y el mió
que de frió esta muriendo
con la nieve del olvido
que hiela todo mi cuerpo.

Y en  la calleja de mi casa
allí guardo mis secretos.

 María José Robledo

  




Una copa una mentira


UNA COPA UNA MENTIRA

 Porque te llaman borracho,
por una copa de vino,
si soy yo quien te la ofrezco,
soy yo quien te la sirvo.

 Si solo con una copa,
me dices palabras bellas,
me dices que soy hermosa,
que solo yo soy tu princesa.
 Me haces soñar despierta,
sintiéndome  protagonista,
de un cuento sin leyenda.

 Te sirvo una copa de vino y qué,
si es lo que yo necesito,
que me digan palabras lindas,
que digan que soy bonita,
me da igual que sea mentira. 
Si no hay mejor mentiroso,
que una copa de vino,
a solas y a escondidas.

 Pero ya sé que es mentira,
porque antes de servírtela,
tú me tomas de las manos,
retirando tu mirada de la mía.
 sin decirme ni una palabra,
sé que no es el corazón que  habla,
sino esa copa bendita,
que te sirvo en mi casa,
a solas y a escondidas.

María José Robledo

martes, 24 de julio de 2012

Poema sin acabar

     
  POEMA SIN  ACABAR

 Si escribo este poema
No es por que hoy esté triste
Es que el paso de los años
Me recuerda lo frágil que soy.

Soy  como un cristal de bohemia
y no por su valor
sino por lo quebradizo que llego a ser  .
Me rompo con un desprecio,
con un desaire o  una mala mirada
que atraviesa el alma . 

No consigo fortalecer mi corazón
ni con los golpes que da la vida .
me rompe en mil pedazos
quedando solo diminutas piezas de " puzzle"
que no consigo  encajar
 las voy amontonando en mis recuerdos
y no puedo las olvidar.

María José Robledo

Mi profesora de amor


MI PROFESORA DE AMOR
                                                                  
 Le quise si ¡
y hasta la llegue a amar
llego a ser el aliento de mi vida
llego a ser mi sombra
lo quise tanto que llego el olvido.

Al volver a verlo
Ha regresado el pasado
he caminado  por la acera
donde tanto lo he besado

Donde el solo logro,
mis sentimientos de amado
me sentía tan pequeña
tan indefenso al amor
dejé que fuera mi maestro
fui su juguete de amor.

Y ahora le veo de nuevo
y no le guardo rencor
lo quise si,
pero en mi vida
solo fue mi profesor de amor.

María José Robledo