Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 20 de noviembre de 2015

DESDE NIÑO TE RECUERDO










Que lejos yo me he sentido
cuando me hablaban de ella
el recuerdo me envolvía
la añoranza de mi tierra.

Y cuando me pongo muy triste,
me duermo pensando en ella,
me consuelo con soñar,
que pronto regresaré a mi tierra

 Que han de decir de Sevilla,
sólo llorarles sus penas
por perder grandes personas,
que no lo son de riquezas.
Sino de orgullo en tener ,
a Sevilla en las venas.

Y los que estamos muy lejos,
te llevamos por montera
soñando en regresar,
con la nostalgia a cuestas.

Recordando cuando niño,
palmoteando en la puerta
bailando una Sevillana,
que feliz entonces era.

Sólo mirando a mi madre,
se me iban “toas” las penas,
Que lejos aquellos días cuando aquella era mi tierra,
y con los ojos cerrados sigo soñando con ella.  

Maria José Robledo

CONPLEGOS







Cuando la soledad me rodea,
cuando me siento arrinconada,
y cuando lo tango todo
siento que no tengo nada.

Esto me pasa a menudo
pero no tiene importancia
es el complejo que tengo.
Creo que no valgo nada.

María José Robledo 

jueves, 9 de julio de 2015

Te amè





Te amè

Debajo un cerezo en flor te dije te quiero
Pero no supe que la palabra te quiero
Me haría tanto daño,

Las hojas se van cayendo
Y vuelven a nacer
Vuelve a florecer el cerezo
Nacen las cerezas
Pero no regresa a mis labios
La palabra te quiero

Me sentí envejecer
Los deseos de quererte se han perdido
Y sigo siendo doncella
De un tiempo ya pasado
Donde solo duermen conmigo las estrellas
Debajo del cerezo en flor.

María José Robledo

viernes, 22 de mayo de 2015

Las agujas del Reloj




Las agujas del reloj


Quisiera ser las agujas del reloj,
 Detenerlas  cuando quiera,
Quisiera parar el tiempo
Siempre que te encuentres cerca.

También quisiera ser aire
Para acariciar tu cuerpo,
Quisiera ser el núcleo
En el que siempre estas dentro.

Quisiera ser tantas cosas,
Pero todo acaba en sueños
 Las agujas del reloj
Siguen y siguen corriendo.

 María José Robledo